Home Quién es Marketing Desarrollo
Personal
Innovación y
Creatividad
Competencias
Directivas
Marketing
Educativo
Contactar
jQuery Banner Rotator
  • Marta Prieto Asiron - Marketing, Desarrollo Personal

  • Marta Prieto Asiron

Domingo, 21 de Enero del 2018

» Marketing - Mis Artículos
Share |
Valorar: Resultados:
170 votos
» El Marketing y la Doma Clásica: Dos disciplinas dispares con fundamentos similares

 

El marketing es una herramienta imprescindible en la gestión empresarial actual cuyo fundamento estriba en la mejor comprensión de las relaciones entre la empresa y sus clientes. La doma clásica es una disciplina ecuestre que--al igual que el marketing--requiere manejar un elevado grado de conocimiento (de un animal increíble) y el dominio de una técnica impecable.  El mundo del caballo y el mundo del marketing son universos dispares pero con coincidencias fundamentales.

Una aproximación a la doma clásica puede ayudar al responsable de la empresa a reflexionar acerca de algunos de los principios esenciales del marketing hoy:

1. Disciplina y regularidad: La doma persigue que el caballo constituya un perfecto conjunto con su jinete. Para ello es necesario que el animal se vuelva tranquilo y elástico, a la vez que confiado, atento y decidido. El nivel de doma depende de  la franqueza y la regularidad de los aires que jinete y caballo ejecutan. La precisión, la coherencia y el trabajo sólidos son fundamentos de la doma, pero también del marketing. 

2. Compenetración y sincronización: La doma es un bello deporte que requiere la mutua comprensión entre el caballo y su jinete. Ambos son seres vivos, con distinto carácter, deseos y experiencias. El marketing es una disciplina excitante que requiere una sincronización perfecta entre la empresa (con su carácter, deseos y experiencias) y los diversos perfiles y cambiantes necesidades de sus clientes.
 
3. Armonía y fluidez: El secreto de la doma está en la armonía. Todo, (las cualidades físicas y psíquicas del jinete y su montura), debe encajar de forma precisa. El resultado debe ser perfecto, fluido, equilibrado. El marketing que funciona, fluye con los clientes a los que sirve, se adapta, es un proceso natural.
 
4. Perfeccionamiento y superación: El jinete experimentado puede llevar a su caballo a los más altos niveles de adiestramiento de acuerdo con las condiciones de su animal. Es un camino sin retorno: parar supone retroceder. El marketing, como disciplina, no tiene techo, es un desafío constante. Las necesidades de los consumidores son fluctuantes, los clientes son voraces y exigen más y más.

5. Diversión y emoción: Una de las claves de esta práctica ecuestre es la emoción. Jinete y cabalgadura disfrutan juntos. Un caballo (y un jinete) que no se lo pasa bien no puede dar lo mejor de sí mismo. Un equipo de marketing que no se divierte, tampoco. Un cliente que no disfruta con nuestros productos será un mercenario, se aburrirá de nosotros y nos dejará.

6. Entrega y compromiso: La doma exige altas tasas de generosidad por ambas partes: el jinete debe comprometerse con su montura y, ésta debe confiar totalmente en aquél que le dirige. Una estrategia de marketing sólo puede triunfar cuando los clientes perciben un alto nivel de compromiso para servirles bien, cuando las personas se vuelcan en hacer real, cada día, dicho compromiso.

7. Intuición y sensibilidad: Uno de los aspectos más apasionantes de la doma es que, siendo un deporte muy técnico, tiene asociado un alto componente de intuición. Los mejores resultados se consiguen, en buena medida, por la habilidad del jinete de saber qué debe hacer en cada momento, de anticiparse a las respuestas de su caballo. El marketing tiene bastante de intuición, de premonición, en todo aquello que no se puede conocer porque está por venir. El marketing es un arte, es una herramienta eficaz solo si sabe adaptarse sutil y ágilmente al lenguaje secreto del mercado.

8. Liderazgo y templanza: El caballo es un animal enormemente sensible, que percibe agudamente las emociones de su dueño. Es extremadamente inteligente para detectar si éste tiene capacidad para liderar lo que ambos se proponen. Sólo un jinete decidido y confiado podrá conseguir que su caballo trabaje tranquilo y con rectitud. Liderazgo y templanza son las capacidades imprescindibles para que el gestor en la empresa pueda acometer con éxito los objetivos que se propongan.


Un marketing monolítico no tiene nada que hacer hoy en un mundo en continua transformación. Una estrategia de marketing bien trabajada, sensata, con un profundo entronque con las necesidades de los clientes a los que sirve, coherente con la estrategia general de la empresa y, además de todo, interesante, que genere emoción en el equipo de trabajo y en los clientes, que abra perspectivas, desafíos, que fluya con los clientes a los que sirve, que sagazmente anticipe lo que éstos quieren, puede constituir un espectáculo deslumbrante, como la doma clásica, donde el conjunto jinete-caballo triunfan por su armonía y su perfección.


martaprietoasiron©2010




 
Club de Amigos
Suscribirse
Sígueme en Facebook - Marta Prieto Asirón Sígueme en twitter - @mprietoasiron LinkedIn Marta Prieto Asirón
Marta Prieto Asirón © 2018    |    Todos los Derechos Reservados    |    Politica de Privacidad